Sevillanas
flamenco

Baile por Sevillanas – Mucho Más Que baile

Uno de los bailes españoles más conocidos en todo el mundo, ¡las sevillanas! ¿Sabéis bailar sevillanas?, ¿Sabéis los que expresan sus movimientos? Es mucho más que un baile.

Quien iba a decir de este baile regional y flamenco, que se iba a convertir en uno de los más conocidos y deseados por aprender. Aquí os hablamos de su baile. De esos cuatro palos que componen una coreografía que es la danza más enseñada e interpretada en todo el mundo.

Aunque para muchas personas puede parecer algo muy difícil, con paciencia y práctica el baile flamenco se puede aprender sin demasiado problema.

Así que ¡anímate! Estáis a tiempo. Este baile se puede practicar tanto en solitario como en pareja o con un grupo de amigos, por ejemplo. Uno de los mejores consejos para aprender a bailar sevillanas es ponerle muchas ganas. También hay que prestar mucha atención a todos los pasos y tener intención de pasarlo genial.

¿Queréis aprender? ¡enhorabuena! En Nomadans os enseñamos a poner en práctica el baile regional más famoso del mundo como son las sevillanas. Checa nuestras promos y descuentos.

¿Sabías que…

Las sevillanas, es un baile folklórico con notación coreográfica desde hace más de un siglo, realizada por el maestro José Otero en el año 1912?

A modo de recorrido, cabe destacar que el maestro Otero en su libro «Tratado de Bailes» habla de la colocación de la dama y el caballero, y dice cosas como: “si es un caballero y una señorita los que van a bailar, él se colocará a la derecha y al empezar la salida marcará tres pasos al frente, empezando con el pie izquierdo, y cuando haya hecho los tres pasos dará media vuelta y hará frente a la pareja, comenzando con ello la primera parte de la copla”.

Vale decir, que la destreza, versatilidad y capacidad influye en cómo resulte pero, para que el baile por sevillanas alcance toda su expresividad, deben darse una serie de condicionantes, sin los cuales, esta danza estaría carente de expresividad.

En primer lugar debéis tener en cuenta la posición del cuerpo. Esta debe ser erguida, con la mirada al frente y segura. Esa sensación de tener dominada la ejecución, ayuda bastante para llevarla a buen punto.

Por otro lado, los brazos siempre deben ir de arriba a abajo alternadamente y de afuera hacia adentro. Bajan por fuera y suben por dentro. Es fundamental esta norma, al igual que hasta que no está arriba un brazo no se puede bajar el otro y nunca se deben pasar por delante de la cara.

En cuanto lo que debéis expresar con el baile por sevillanas, podríamos decir que, a modo de transcendencia, el baile por sevillanas, es como una historia de amor con final feliz, en la que el lucimiento y el coqueteo de la mujer llega en el primero de los palos, tiene continuidad en la búsqueda del hombre en el segundo, existe un desencuentro en el tercero y se remata con pasión en el último de ellos.

Las Sevillanas

En la primera de las cuatro sevillanas, se inicia desde una posición frontal en la que se produce el primer encuentro; en el segundo movimiento, el hombre va al encuentro de la mujer y ella remata en el tercero con unas pasadas en las que finge desentenderse de la trama.

Acto seguido, se vuelve a partir de una posición frontal, para después realizar un cortejo que termina en un acercamiento de ambos en el remate.

En el tercer palo, se alejan el uno del otro como si de una discusión se tratase, cosa que se intensifica con el zapateado o taconeo y la pasada de espaldas del uno con el otro para el cierre. Y, por último, llega la reconciliación y el reencuentro.

El cuarto palo comienza buscando la calma bailando de frente, desandando el camino recorrido hasta llegar al cara a cara, en el que se remata toda la pieza, con ese final esperado por ambos y en el que el amor gana la batalla.

Sin lugar a dudas, el lenguaje corporal en toda esta trama es fundamental. Bailar es dibujar en el aire con la forma y expresión y, por ello, esa kinestesia (rama de la ciencia que estudia el movimiento humano) y lenguaje no verbal es el absoluto protagonista.

¿Se ha enamorado bailando por sevillana? ¿Le han enamorado? Ese mar de sensaciones que fluyen con la danza intensifica las palabras que muchas veces no salen de nuestra boca.

Ciertamente, dicen que bailar es vivir y no se puede vivir sin bailar, porque ya en sí el propio movimiento es un baile. En Nomadans, podréis aprender ritmo, música y expresión mediante clases privadas o en grupo. Tenemos muchas opciones que te irán de lo mejor.

Descubre tu ser, y ¡a disfrutar!