Actividades,  General,  Horarios

5 consejos REALISTAS para ponerte en forma.

Siempre escuchamos la frase: “vive una vida saludable”, “ponte en forma”, pero muchos de nosotros no sabemos el significado real de ello y, en algunos casos, se suele traducir como: cambiar de dieta para bajar de peso. Pero ponerse en forma debe ir más allá de solo lucir bien en un bikini en verano , sino que seguir un estilo de vida saludable nos proporcionara muchos más beneficios durante toda nuestra vida.

 

Para ellos os ofrecemos pequeños consejos que te ayudaran a cumplir tu deseo de ponerte en forma:

 

1. Hazlo por las razones adecuadas

Si la única razón por la que quieres perder peso y ponerte en forma es encontrar pareja o que te vuelvan a caber tus vaqueros favoritos, probablemente fracasaras . ¿Por qué? Porque en cuanto logres tu objetivo, dejarás de comer sano y hacer ejercicio.

Para tener éxito, la próxima vez que os apuntes al gimnasio o empieces a comer sano hazlo mejor por estos motivos:

  • Tiene un efecto positivo en TODAS las demás facetas de tu vida. Te sentirás mejor contigo mismo, tendrás más energía y aumentará tu productividad en el trabajo.
  • Aumenta tu esperanza de vida. Y vivirás mejor en tu madurez.

 

2. Combina dieta y ejercicio

Puedes perder peso sin hacer ejercicio, de hecho comiendo menos calorías de las que consumes, perderás peso. Sin embargo, ten en cuenta que estar delgado no significa estar sano. Si sólo comes 3 cupcakes al día, vas a adelgazar, pero seguramente no estarás saludable por mucho tiempo.

Para ponerte verdaderamente en forma, tienes que seguir una dieta equilibrada, y  hacer ejercicio. Si comes bien pero no haces ejercicio, estarás delgado pero débil; si haces ejercicio pero comes mal, estarás fuerte pero enfermo. Sólo combinando ambas cosas conseguirás todos los beneficios.

 

3. Haz que tu entorno trabaje para ti.

Vuestra fuerza de voluntad es limitada.

Si quieres estar saludable, no es bueno tener el congelador lleno de helados y la despensa llena de dulces. Porque aunque cada vez que entres a la cocina seas capaz de resistirte al delicioso sabor de la vainilla con nueces de macadamia, llegará el día en que estés triste o cansado y no puedas controlarte (tu fuerza de voluntad está agotada), y ese día te comerás el bote entero.

  • No compres nada que no debas comer. Sorprendentemente, la mejor manera de no comer dulces en no comprándolos. Asegúrate que siempre tienes disponible algo sano por si te da un «ataque de hambre».
  • Apúntate al gimnasio o al centro de actividades al que te resulte más CÓMODO ir. Puede ser el que esté más cerca de tu casa o del trabajo. Da igual, pero que llegar hasta allí no te requiera ningún esfuerzo. Así tendrás menos excusas para no ir a entrenar.

 

4. Márcate un objetivo físico a corto plazo

Entrenar sólo para perder peso y ponerse en forma es demasiado abstracto, y acaba haciéndose aburrido. En vez de eso, plantéate un reto físico y entrena para él.

Eso aumenta tu motivación y te ayuda a ver más claramente el progreso que estás haciendo. Además, cuando logres lo que te habías propuesto te sentirás un súper-hombre o una súper-mujer.

 

 

5. Busca (o contrata) a alguien que te exija responsabilidades.

Aunque estés completamente decidido a ponerte en forma, no es fácil cambiar los viejos hábitos y ser consistente con el nuevo estilo de vida.

Para que vuestra decisión tenga mayor porcentaje de éxito, te recomendamos lo  siguiente:

  • Contrata un entrenador personal. El tener una persona que entrene contigo y que controle tu progreso te pondrá las pilas inmediatamente. A primera vista, un entrenador personal puede parecer caro, pero ¿cuánto valoras tu salud? Si quieres resultados, esta es tu mejor opción.
  • Apúntate a clases. Esta medida suele incrementar las probabilidades de que hagas ejercicio y cuides tu alimentación. A ser posible, apúntate a un curso en el que cada clase dependa de la anterior para que no te la puedas perder. En Nomadans tenemos muchas opciones para que elijas: Yoga, danzas urbanas, flamenco, karate y muchas más.
  • Apúntate a una comunidad de gente con los mismos objetivos. Si formas parte de un grupo con otras personas que están intentando ponerse en forma como tú, podéis compartir vuestro progreso y daros ánimos los unos a los otros cuando las cosas se pongan cuesta arriba.